CERRO LARDA (DESDE PUEBLA DE LA SIERRA)

FICHA TÉCNICA
TIPO: Circular
NIVEL: Fácil
INICIO:
Aparcamiento de Puebla de la Sierra (1.153 m)
FINAL:
Aparcamiento de Puebla de la Sierra (1.153 m)
TIEMPO: 3-4 h
DISTANCIA: 9 km 
 

 
La ruta se inicia en el aparcamiento del pequeño municipio de Puebla de la Sierra. Atravesamos un poco el pueblo hasta llegar a su plaza y desde ahí bajamos a la derecha por la escalera que está junto a la iglesia. Llegamos a la calle Fuente de Abajo, giramos a la izquierda y seguimos por ella hasta llegar a una pequeña explanada, con un cartel orientativo sobre la ruta. Giramos a la derecha y tomamos un sendero que va hacia el río, lo cruzamos e iniciamos la ascensión.
La ruta está bien señalizada. Vamos a poder contemplar robledales con algunos robles centenarios a lo largo del recorrido, también dehesas y abundante jara. Durante la subida, si miramos hacia nuestra izquierda, veremos unos tinados (construcciones típicas de la zona, en granito y pizarra, para guardar el ganado). En el camino de regreso pasaremos junto a esos tinados.
Al llegar a un collado desde el que se ve el cerro Larda hay que ir por el lateral izquierdo. Un gran tronco seco de árbol sirve de referencia para continuar por un canchal que debemos cruzar, ascendiendo hacia lo alto de la montaña. Hay que guiarse por los hitos de piedra. Tras pasar una pradera, debemos proseguir hacia las rocas de la Peña Atalaya. Desde lo alto de este peña hay unas vistas espectaculares del cortado entre el arroyo de la Guilajara y el río de La Puebla.
Bajaremos por otra ruta diferente a la que traíamos y que sería un poco su prolongación en línea recta, guiándonos con los hitos de piedras, hasta llegar a un sendero, donde tomaremos a la izquierda, ya en dirección hacia Puebla, siguiendo en paralelo a la carretera M-130 (que ha de quedar a nuestra derecha, aunque no siempre se vea).
El camino finalmente acaba convergiendo con la M-130. Giramos hacia la izquierda y avanzamos con cuidado por la carretera unos 200 metros. Tras pasar una curva a derechas, y justo antes del quitamiedos derecho de la carretera, hay que coger un sendero que baja hacia el río (hay que tener cuidado pues no está muy visible ese acceso). Debemos continuar en paralelo al río y en dirección hacia Puebla de la Sierra. 
Más adelante nos toparemos con un molino rehabilitado y luego una zona recreativa. El sendero continúa y luego atraviesa el río hacia la derecha. Hay que subir por una pequeña torrentera hasta encontrar un camino que discurre un poco más arriba. Tomamos hacia la izquierda, en dirección hacia Puebla. Pasamos junto a los tinados que vimos al principio de la ruta. Después salimos a la carretera y ya continuamos por ella hacia el pueblo, donde hay que deshacer la primera parte del itinerario para regresar al aparcamiento.
Se puede aprovechar para visitar Puebla de la Sierra, un municipio pequeño pero que cuenta con unas casas con una cuidada arquitectura de piedra. Del pueblo surgen otras rutas, incluida una que muestra una colección de esculturas modernas.
 
Subida al cerro Larda, al fondo Puebla de la Sierra

Vista desde Peña Atalaya